EL TABACO

¿QUÉ ES?

El tabaco es una droga estimulante del sistema nervioso central. Uno de sus componentes, la nicotina, posee una enorme capacidad adictiva, y es la causa por la que su consumo produce dependencia.

Productos tóxicos más destacados del tabaco (de los 4.000 posibles):

Alquitranes: responsables de los distintos tipos de cáncer.

Monóxido de carbono: favorece las enfermedades cardiovasculares.

Irritantes (fenoles, amoníacos, ácido cianhídrico): responsables de enfermedades respiratorias como la bronquitis crónica y el enfisema pulmonar.

Nicotina: causa la dependencia del tabaco. Tiene una vida media aproximada de dos horas, pero a medida que disminuye su concentración en sangre, se incrementa el deseo de fumar.

Otros componentes del tabaco: arsénico, cadmio, níquel, polonio 210,

acetona y metanol, entre otras sustancias cancerígenas o tóxicas.

EFECTOS

  • Fumar te hace feo:

Arrugas prematuras en la zona del labio superior, alrededor de los ojos (patas de gallo), barbilla y mejillas, y coloración grisácea de la piel que constituye el llamado “rostro del fumador”.

Manchas en los dientes, infecciones y caries dentales.

Mal aliento y mal olor corporal por impregnación del olor del tabaco.

Manchas amarillentas en uñas y dedos.

  • Efectos a corto plazo en jóvenes:

Aumento de catarros de repetición.

Aumento de la tos.

Disminución del rendimiento deportivo.

Pérdida de apetito.

En España cada año mueren más de 50.000 personas debido al consumo de tabaco,

más que por los accidentes de tráfico y el consumo de drogas ilegales juntos.

  • Entre las enfermedades relacionadas con el tabaco destacan las siguientes:

Bronquitis crónica.

Enfisema pulmonar.

Cáncer de pulmón.

Hipertensión arterial.

Enfermedad coronaria (angina o infarto de miocardio).

Accidentes cerebrovasculares (trombosis, hemorragias o embolias).

Úlcera gastrointestinal.

Gastritis crónica.

Cáncer de laringe.

Cáncer bucofaríngeo.

Cáncer renal o de vías urinarias.

Impotencia sexual en el varón.

  • Además para las mujeres:

La probabilidad de padecer un infarto se multiplica por 10 en las mujeres que fuman y utilizan anticonceptivos orales.

Entre las mujeres fumadoras, la menopausia se adelanta una media de entre 2 y 3 años con

respecto a las mujeres que nunca han fumado.

Aumenta el riesgo de sufrir osteoporosis.

El consumo de tabaco incrementa en un 70% el riesgo de morir prematuramente.

  • Sabías que el tabaquismo es la causa de…

Más del 90% de los casos de bronquitis.

Del 95% de los casos de cáncer de pulmón.

Del 30% de todas las cardiopatías coronarias.

Parte importante de los casos de cáncer de esófago, vejiga urinaria, cavidad bucal y laringe.

FUMADORES PASIVOS

Inhalar el aire contaminado por el humo del tabaco incrementa el riesgo de padecer las mismas enfermedades de corazón y de pulmón que los fumadores. Además, si padecen problemas alérgicos, asmáticos o cardiovasculares, pueden ver agravada su sintomatología.

¿CUÁNTO SE FUMA DESPUÉS DE LA LEY ANTITABACO?

El 67 por ciento de los fumadores mayores de 16 años consume los mismos o más cigarrillos desde la entrada en vigor, en enero de 2006, de la Ley Antitabaco, según la Encuesta Nacional de Salud.

MITOS Y REALIDADES:

Mito: Fumar un cigarrillo relaja y alivia el estrés.

Realidad: El tabaco no tiene propiedades relajantes puesto que es un estimulante. La aparente

sensación de “alivio” que se siente al fumar un cigarrillo se debe a la supresión de los

síntomas de abstinencia producidos por la falta de nicotina en el cerebro.

Mito: Los cigarrillos bajos en nicotina no hacen daño, no son cancerígenos.

Realidad: Aunque los cigarrillos bajos en nicotina y alquitrán son menos nocivos, se suelen

fumar en mayor cantidad para conseguir la misma concentración de nicotina en

sangre, con lo cual se anulan sus ventajas y los riesgos se asemejan a los de los

cigarrillos normales.

Mito: El tabaco contamina, pero más los coches y las fábricas, así que si podemos ser

víctimas de la contaminación ambiental ¿por qué preocuparnos?

Realidad: No hay que olvidar que el tabaco está presente en una tercera parte de todos los

cánceres diagnosticados, un porcentaje suficientemente importante como para

tener en cuenta sus riesgos.

Mito: Si se deja de fumar, se engorda siempre.

Realidad: Este mito es utilizado con frecuencia para no dejar de fumar. Es cierto que fumar conlleva un gasto calórico por sí mismo, y tras el abandono del tabaco puede producirse aumento de peso. La ansiedad por el síndrome de abstinencia, el “picoteo” entre horas y la mejora del gusto y del olfato al dejar de fumar contribuyen al aumento de peso. Una alimentación adecuada y ejercicio moderado pueden ser de ayuda y existen además técnicas de tipo psicológico o farmacológico que son eficaces para este problema.

CONSEJOS PARA ACABAR CON EL VÍCIO:

SI QUIERES SABER MÁS:

Anuncios

1 Response so far »

  1. 1

    La pagina de tu Blog se ha actualizado…

    [..]Articulo Indexado Correctamente en la Blogosfera de Sysmaya[..]…


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: