¿FUE ÉL?

Zweig como siempre insuperable. Me gusta todo lo que escribe. Los celos. Lo que causan los celos solo se podría contar desde el instinto animal.
Como; la felicidad puede insultar a los demás provocando celos…
Nuestro amigo fiel; deja de serlo cuando le traicionamos o por lo menos así se siente. Un ejercicio de empatia falta en la novela de
Stefan, que como en la vida real, desemboca en un final trágico.
Ponerse en el lugar de los demás, cuesta y más cuando en la
comunicación no entran las palabras. Oídos, nariz, pupilas, parece
que no forman parte de nuestro cuerpo y claro así nos va. Uno es dueño de sus silencios y esclavo de sus palabras. Felicitar a la editorial Acantilado porque es dueña de sus relatos.

Stefan Zweig

Editorial Acantilado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: