PLEASANTVILLE

Sinopsis:

Norteamérica, años cincuenta. Una pareja de adolescente se “introduce” en una serie de televisión sobre una ciudad Pleasantville y sus amables habitantes donde todo es demasiado perfecto. Con su llegada todo en Pleasantville empezará a cambiar… La realidad contamina la idealización de las cosas en este interesante y curioso film sobre los convencionalismos, una brillante idea original inocente en su planteamiento pero que esconde una sutil apología del inconformismo, bien desarrollada y que logra muchas de sus posibilidades, con divertidos toques de comedia y una maravillosa Reese Witherspoon.

Pleasantville es una película que se puede ver de dos formas: una en la sólo se desea pasar un buen rato con un original cuento de hadas y otra en la que se presta más atención al contenido que al entretenimiento,  mi consejo es verla de las dos formas a la vez. También en la estructura del filme existe una división entre estos dos modos de disfrutar las dos horas que dura esta producción de la New Line Cinema; en la primera hora el ambiente es más distendido, existiendo situaciones que invitan a la sonrisa, mientras que después todo se vuelve menos alegre, el drama vence a la risa.

En todo caso, creo que el director y guionista, Gary Ross, sólo pretende dar su punto de vista con respecto a la sociedad. No se trata de una visión que ataque a los nostálgicos que únicamente lanzan sus miradas hacia el pasado, sino más bien un sentimiento que intenta aunar las posiciones de aquéllos que no entienden las limitaciones de la sociedad (una de las escenas de Pleasantville, aquélla en la que el protagonista lee las nuevas leyes del alcalde, es una clara crítica a la censura, por poner un ejemplo) con la de aquéllos que precisan más seguridad a la hora de vivir (y por el ello el director ataca a los jóvenes de hoy y sus superficialidades al comienzo del filme, a través de un insustancial diálogo que mantienen la hermana del protagonista con un chico que le atrae). Tan sólo se trata de opciones, y como tales, cada uno ha de elegir.

Sin embargo, el final es bastante condescendiente, incluso blando. Una vez que han abierto los ojos, los habitantes de Pleasantville siguen viviendo en un mundo idílico, sólo que esta vez lleno de colores y algo más libre; probablemente Gary Ross lo ha hecho así para contentar a los estudios, que a fin de cuentas son los que le pagan. En todo caso, se trata de un producto muy bien hecho (la fotografía es preciosa, y hay secuencias, como cuando el protagonista maquilla a su madre en la ficción, que son bellísimas), agradable de ver y muy bien dirigido; además, cuenta con unas estupendas interpretaciones de Joan Allen (siempre maravillosa) y William H. Macy, aunque el resto del reparto (Jeff Daniels, Tobey Maguire, Reese Whiterspoon) no desentona. Atención a la música, suave y preciosa, en la que destaca un tema central del que, por desgracia, esta vez no se abusa mucho. ¡Bravo por Randy Newman!.

Anuncios

1 Response so far »

  1. 1

    SeniorÑ said,

    Os debo una, esta película la vi con 8 años y justo hace unos meses me acorde de ella pero no recordaba el titulo, así que nada, muchas gracias ^^


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: